Educación financiera

Un vergel de oportunidades por las bajas valoraciones y el frenazo bursátil

Aerogeneradores

Las energías renovables viven en un estado permanente de agitación. Se han convertido en un tablero empresarial en el que juegan muchos actores diferentes, cada uno con su visión del mercado y sus apuestas. La ebullición oculta las corrientes de fondo de un negocio en transformación. España se mantiene en la octava posición de la lista de países más atractivos del mundo para invertir en energías renovables, según EY; tiene instalados 70 GW “verdes” de todas las tecnologías y otros 60 GW en tramitación. Pero las cosas han cambiado mucho en los últimos dos años. Más allá de las grandes energéticas, el mango de la sartén está cambiando de manos.

“El mercado”, asegura Juan Carlos Badillo (ATZ Advisors), “ha dejado de ser vendedor; el poder ha pasado al comprador”. Hay razones variadas. Los precios de los desarrollos en venta han caído con fuerza; la Bolsa valora a la baja los activos de las empresas “verdes” y los fondos aprovechan para hacerse con el control de compañías cotizadas a buen precio a las que sacan del mercado. Todo ello aderezado con una subida de tipos de interés que dificulta la financiación de proyectos y con dudas sobre el crecimiento del sector a medio plazo.

Las corrientes dominantes en los últimos años sacaron de Bolsa a la vasca Solarpack, de las familias Galíndez e Ybarra Careaga, adquirida por el fondo sueco EQT y a Opdenergy, adquirida en OPA amistosa por el fondo francés Antin. También a Greenalia, cuyos socios mayoritarios, Manuel García y José María Castellano, decidieron abandonar los planes para saltar del BMEGrowh al mercado continuo dada la deriva del mercado. La historia se puede resumir así: las empresas apostaron por salir a Bolsa para levantar capital a corto plazo, pero como las valoraciones no han sido las previstas y los objetivos no se cumplen, los fondos han encontrado su oportunidad.

Expectativas

Reconstruido el diálogo entre las empresas descontentas por la valoración de los mercados y los fondos, tan tentadores, viene a ser así: la Bolsa te valora en 400 millones cuando hace unos años la valoración hubiera sido de 1.000 millones; te pago un plus de un 40% o un 50% sobre lo que estás cotizando. Así, la empresa pasa de una capitalización de 400 a 600 millones y el fondo se queda a buen precio con una empresa que, probablemente, va a crecer mucho más allá de 2024 o 2025.

A la vista de las operaciones cerradas, hay una gran diferencia entre los números y las expectativas que barajan las Bolsas y las que manejan los grandes inversores privados. Un ejemplo: Grenergy ha vendido el parque de Belinchón (Cuenca, 150 MW) a 1,23 millones de euros el MW. El doble de la inversión realizada. La ganancia ha sido brutal.

En cambio, en la Bolsa, a las empresas renovables como Solaria o la propia Grenergy Renovables, el valor que se da a sus activos es mucho menor, de entre 700.000 y 800.000 euros MW. Y sin valorar el posible crecimiento. Un cambio diferencial respecto a lo que estaba pasando hace dos o tres años.

La radiografía empresarial del sector ya no es la misma. Hay empresas que han salido de Bolsa, algunas se han vendido y otras, –Factor Energia, Capital Energy– no han consolidado expectativas y han renunciado a probar en los mercados bursátiles. Incluso algunas, como la comercializadora Audax, han tenido que tomarse con más calma el intento de subir de división. Para otras, caso de Opdnergy o Solarpack, la entrada de dinero fresco supone un cambio de expectativas. En principio, van a tener más munición para operar.

La cuestión es en qué mercado y con qué armas. En el mercado español va a haber una gran ola de conexiones de proyectos. Pero otros muchos no se van a conectar porque no se van a poder financiar. La clave, aseguran en el sector, va a ser tener contratos de compraventa de energía a largo plazo (PPA, Power Purchase Agreement). Porque en los dos o tres próximos años, el ritmo de conexión de parques se va a frenar. Y no se reactivará, probablemente, hasta que entren en escena los sistemas de almacenamiento de energía –las baterías de ion– litio y haya más bombeo para almacenar energía hidroeléctrica. Todo ello –junto a la introducción del coche eléctrico– va a cambiar el físico del sector. El pico de consumo energético (44 GWh) va a subir y va a permitir que se introduzca más inversión en energía renovable. A largo plazo, los dados están echados: La tecnología, el cambio climático y la mayor sensibilidad de la sociedad y de la política –nacional e internacional– empujan a favor de las renovables en general y de la energía fotovoltaica en particular.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance

Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

Related Posts

Bankinter bate todos sus recórds con un fondo que ha captado 1.100 millones en tres meses

La inversión en bonos sigue teniendo mucho tirón. Bankinter Gestión de Activos, la filial de fondos del banco naranja, ha batido todos sus récords de captación con el…

La mitad de los planes de pensiones tienen ya perfil verde

El 52% del dinero acumulado en planes de pensiones individuales tenía, a cierre de 2023, un perfil de inversión verde y sostenible. Este porcentae se ha disparado, puesto…

Aedas vende promociones a King Street y coinvertirán en suelo

Los promotores de vivienda siguen mirando a las empresas, en vez de a los particulares, para seguir avanzando en su negocio a través de la coninversión y ventas…

Ni las más grandes ni las más famosas: así invierten las sicavs más rentables

Carlos Cortinas Cano No gestionan ingentes patrimonios ni pertenecen a grandes imperios familiares que lideran las listas de millonarios. Las sicavs más rentables de los últimos cinco años…

Diego Fernández (Goldman Sachs): “La bajada de tipos de la Fed será muy positiva para los bonos emergentes”

Diego Fernández (Madrid, 1980) lleva una carrera meteórica en Goldman Sachs. Tras trabajar en BBVA y Deutsche Bank, se trasladó a Londres en 2016, al equipo de deuda…

Los fondos más conservadores atraen 4.000 millones de euros en un solo mes

Un gestor de fondos en su puesto de trabajo.Manuel Casamayon (CINCODIAS) Los inversores siguen apostando por los fondos de inversión más conservadores. En el mes de enero, este…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *